lunes, 24 de agosto de 2015

Hoy tienes un recuerdo en Facebook

Hace poco, Nataly me mostró una función en FB llamada "Recuerdos". Básicamente, lo que hace es mostrarte qué publicaste, compartiste, te escribieron en el muro, quedaste como amigo de alguien en un día como hoy, pero de otro año. Me dio curiosidad y activé las alertas; los primeros días coincidieron con publicaciones de personas con las que no compartí mucho y uno que otro estado/canción con mi hermana, Laura. Fue bonito, pero no hubo mayor trascendencia. La aplicación cumplía su cometido de darme una pequeña risa.

Pero, resulta que no siempre compartes cosas que ves tan alejadas (o presentes, como mi amor con Laura) y por eso mismo terminas por olvidarlo. Ayer, no más, veía una publicación que fue comentada por quien luego fue pareja mía; rememorar cómo interactuábamos antes de tener la relación me sacó una sonrisa nostálgica, aunque él como individuo ya no me importe. Y hoy mismo veía una publicación en mi muro de alguien con quien tuve mi primera relación-constante-sin-compromiso. La publicación también estaba enmarcada en ese periodo del "antes de que pasara algo", cuando me parecía intrigante la persona, pero estaba en una relación... y bueno, yo también estaba intentando conseguir cercanía con alguien que me gustaba mucho por esa época (para spoilear, fue un completo fracaso, ¡mi buen 2013!).

Me da un  poco de felicidad recordar todo eso. Tales episodios concretos estaban excluidos de mi narrativa de lo que "he sido y vivido", una narrativa un poco lineal que se enfoca en los resultados. Sí, recuerdo que tuve ese novio, pero lo recuerdo como un episodio enmarcado en una temporalidad que se transmuta en experiencia para el gusto y relación que le prosiguió. En mi relato, no recordaba mi interacción particularizada con él; no recordaba quiénes éramos ni cómo nos tratábamos antes de que acontecieran las cosas. Todo eso quedó por fuera de lo que elegí resaltar como la ficción de mi yo; y es normal que quede por fuera, pues no podemos recordarlo todo.

Ahora, recordar estas cosas concretas no me ayudará a enriquecer mi narrativa sino solo a reírme y generar mini-relatos alternativos, que no se reforzarán todos los días como esa historia-de-vida. Tal vez, por eso, su ficción sea menos elaborada y -aun con el riesgo que conlleva decirlo-, más 'pura'.

Sé que en algún momento daré con recuerdos que puedan ser dolorosos porque, a presente, siguen generándome conflicto. Pero la posibilidad de reconstruir la ficción en torno a los protagonistas de ellos, en mi presente, será ganancia. La idealización deberá enfrentarse a las bases concretas y estos encuentros siempre producen nuevas representaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario